10 grandes canciones de Fran Straube, Rubio y Miss Garrison: música para soñar despierto

Desde hace un par de años me he obsesionado por completo con la música de Fran Straube.

Originaria de Chile y de 34 años de edad, es una de esas artistas que viven en su propio mundo. Tiene una vasta curiosidad musical y siempre está inquieta, a la busca de nuevos sonidos y fuentes de inspiración. No para de ampliar su obra, y se le puede ubicar, sin problemas, entre lo más interesante de Latinoamérica.

Su actual proyecto, Rubio, nació en 2018, y desde entonces sorprende gratamente con cada nueva entrega. Es quizá la artista en activo que más interés me genera. Espero con impaciencia cada anuncio o post suyo en Instagram. Ni hablar cuando se acerca un nuevo disco de su autoría: aguardo con ansias el tercer larga duración de Rubio, que por ahora lleva el nombre de Blue.

Me quedo corto de canciones y flaco favor le hago con esta escueta lista de 10 temas. Pero es un buen punto de inicio para adentrarse en el mundo de Fran Straube y sus diferentes proyectos.

Para un acercamiento más a fondo, tengo acá una playlist un poco más elaborada en Spotify, con más canciones suyas. Abarca su paso por Miss Garrison, Rubio y algunas colaboraciones.

‘Seres Invisibles’

Uno de los primeros clásicos del catálogo de Rubio. Es una especie de dedicatoria a esas presencias invisibles que nos acompañan y brindan cierto confort, sean reales o no.

Es también una buena muestra del estilo casi cinematográfico de la música de Fran, de su forma de crear imágenes sonoras y tensión. Convergen sin problemas sintetizadores pop, arreglos de cuerda, efectos electrónicos y cautivadoras melodías vocales. El sello de la casa.

‘Coral’

La canción con la que tuve la fortuna de descubrir a Straube y, por lo tanto, una de las que mayor significado guarda para mí.

Resulta difícil resistirse a esas percusiones cuasi-reggae y a los efectos analgésicos de los recursos electrónicos. Su elaborado ambiente submarino invita a dejarse llevar por la corriente, a fluir libremente.

Mientras tanto, el peculiar fraseo de la chilena acompaña una letra de inenarrable sinceridad, quizá su pieza más emotiva. El interludio cerca del final, con la acertadísima incursión del violín, me deja con la carne de gallina, sin importar cuántas veces lo escuche.

‘Mango Negro’

Proveniente de su último LP del mismo nombre, ‘Mango Negro’ representa uno de los puntos más altos de Fran como compositora y letrista.

Cada verso pega en las fibras más sensibles; cada vertical en la producción destaca por su atención al detalle, por su contribución a un onirismo de alturas musicales que no se ven a menudo.

Por todo lo anterior me he vuelto un verdadero adicto a esta canción; puedo escucharla una y otra vez sin problema alguno. Mucho tiene que ver su envolvente atmósfera cargada de barbitúricos auditivos, que lleva a uno a rendirse desde el primer instante.

‘Land Of Aloha’

Una irresistible amalgama de pegajosos beats, guitarras y sintetizadores que oscilan entre el dream pop y el shoegaze. Los build ups que preceden los coros conforman un vendaval hipnótico, una avalancha melódica que va de la tensión más inquietante a la tranquilidad absoluta, con gran naturalidad.

La expresividad en la voz de Straube se lleva todos los reflectores, sobre todo si se escucha con un buen par de audífonos como los que muestra el video. Fran, por cierto, cantaba y tocaba la batería en simultáneo a la hora de interpretar este temazo.

‘Solo Quiero Que Me Salves Tú’

Quizá el mejor ejemplo del término ‘música intercontinental’ con el que Fran ha descrito la propuesta de Rubio.

Sonidos característicos del folclor chileno conviven con arreglos vanguardistas y un ritmo irresistible. El ukulele, por otro lado, aporta una agradable tonalidad a una letra ya de por sí bella y radiante.

Es también una de las mejores entregas vocales de Straube, con esos vibratos y fraseos que le imprimen gran personalidad: evidencia de que es dueña un estilo vocal no exento de influencias, pero a la vez muy propio.

‘Al Sol de Noche’

Un lejano sabor a new wave caracteriza a este tema, cuyos sintetizadores y pinceladas neón resplandecen entre versos que tienden a lo oscuro, justo como lo insinúa el título.

El ritmo pop y la tónica electrónica general presagian el sendero musical que Straube tomaría algunos años más tarde, en solitario. Imposible ignorar esa forma de encarar el micrófono y hacerse dueña del tema.

‘Hacia el Fondo’

Por mucho uno de los cortes más adictivos y pegajosos de Rubio, con esa elegancia que le caracteriza y una producción que no pasa por alto el más mínimo detalle.

En directo es una locura, y se ha convertido en uno de sus clásicos más apropiados para poner de cabeza cualquier recinto.

‘Árboles’

Uno de los temas que definió a temprana hora la identidad sonora y estética de Rubio.

Con una letra estupenda, la pieza se debate entre la introspección, la melancolía y el recuerdo de un amor tan intenso como doloroso.

Los arreglos de violín y los matices electrónicos proporcionan los toques trágicos necesarios a una composición ya de por sí visceral.

‘Playas’

Qué buena banda era Miss Garrison. Muestra de ello es este disparo a los sentidos que envuelve y cautiva apenas uno baja la guardia.

Los hipnotizantes arpegios de guitarra de Matías López y la robusta base rítmica y sintetizadores de Tomás Rivera entretejen una atmósfera de ensueño, de confortable letargo que seduce y embelesa.

‘Yoko’

La muerte de la compañera felina de Fran derivó en esta pieza de enorme elegancia y delicadeza compositiva, cuyo significado fácilmente puede extrapolarse a las ausencias y pérdidas más dolorosas de cualquiera de nosotros.

La suplicante voz de Straube canta a aquello que nos rebasa, a lo que está más allá de nuestro entendimiento y que ejerce una poderosa influencia en nuestra realidad. La producción, una vez más, impecable, vasta en recursos y claroscuros que mucho aportan en la ecuación final.

Rubio Live on KEXP

Por último, recomiendo enormidades la presentación de Rubio en la KEXP de Seattle, uno de los hitos en la historia de este aún muy joven proyecto. ‘Seres Invisibles’, ‘Coral’, ‘Fuego’ y ‘Las Plantas’ son las que conforman este breve pero demoledor set, en el que Rubio condensa muy bien su propuesta musical.

 

Si te gustó la música de Fran Straube, tal vez podría interesarte:

Los Sueños de Marfil y ”Saltar”, joya huérfana del indie rock mexicano

Deja un comentario

eighteen − 15 =