Pollo del Mar vuelve con Speed Of Dark, casi 20 años después

La teoría de la velocidad de la oscuridad apunta que ésta viaja a la misma velocidad que la luz. Y aunque esta cuarta entrega de Pollo Del Mar, Speed Of Dark, ciertamente tardó varios años luz en llegar —casi 20, para ser precisos—, ahora que está aquí parece moverse con una rapidez familiar. Es dinámica, compleja, imprevisible y vertiginosa a su modo: cualidades habituales en cualquier álbum de este grupo.

En la descripción del LP, los de San Francisco plantean una interrogante muy válida: ¿qué habría pasado si la beatlemanía no hubiera matado al surf rock ni marcado el rumbo de la música popular? ¿Cómo habrían sido las cosas si el surf hubiera tenido la oportunidad de evolucionar y sentar las bases del rock en la posteridad?

Resulta de lo más curioso, porque siempre he pensado que Pollo Del Mar representa, precisamente, la cúspide de esa corriente, la banda que supo romper los límites del género y elevar sus olas a otras alturas.

Con esta premisa confirman que esa fue siempre su intención. La consecución de un sonido que los diferenciara de sus contemporáneos y predecesores ha sido un cometido constante en su obra. Speed Of Dark cumple a cabalidad ese compromiso.

El retorno del rey

En 2004, Pollo Del Mar publicó The Golden State, que por casi 20 años se insinuó como su última grabación y como uno de los álbumes de surf rock más bellos registrados hasta la fecha. Parecía un final lógico: una despedida en su punto más alto, un trabajo que cerraba una trilogía impecable y que les aseguraba el merecido título de banda de culto.

Ferenc Dobronyi, guitarrista y principal motor creativo del grupo, se mantuvo activo con su proyecto Frankie and the Poolboys, que se decanta por un surf más tradicional. Pero era difícil considerarlo como la continuación directa de lo visto en Pollo Del Mar.

Casi dos décadas después, el grupo vuelve por sus fueros con un cuarto disco de estudio que expande su legado y explica por qué son tan respetados en su escena.

Según me contó el mismísimo Ferenc Dobronyi, el lanzamiento de Speed Of Dark se retrasó por bastante tiempo. Un problema con la manufacturación del vinilo detuvo su salida, aún cuando las sesiones de grabación ocurrieron en 2020.

Antes de esto, pensaba que el día nunca llegaría. Me limitaba a apreciar sus otras grabaciones (tres de estudio, dos en vivo) con cierta resignación y muchas dudas sobre los motivos de su retiro. Pero aquí está al fin. Y la espera ha valido la pena.

Nunca deja de sorprenderme cómo Pollo Del Mar se las arregla siempre para reinventarse dentro de los cánones de una corriente musical en apariencia tan limitada, pero apegándose siempre al sonido liderado por guitarras.

Ahí está su mezcla inconfundible de psicodelia, western y “prog surf”. He escuchado a otras bandas intentar de igual forma la exploración de otras corrientes, pero no con la misma naturalidad y aplomo que PDM.

Por suerte, los duelos y juegos de guitarras gemelas de Dobronyi y Jono Jones siguen presentes, intactos, potenciados por el bajo de Jeff Turner y la batería de Jeremy Rexford. Es un combo francamente implacable, con una sinergia que se vería amenazada si faltara cualquiera de sus cuatro pilares.

Son una maquinaria capaz de crear pasajes infinitos, de marcar rumbos insospechados bajo patrones complejos y sin dejar de sonar nunca a ellos mismos. Son maestros de su oficio.

“Surf Rock for the New Millennium”

Speed Of Dark es un regreso en forma. No solo está a la altura de trabajos anteriores de PDM, sino que demuestra un grado de consumación musical digna de un conjunto que en 2023 cumple 30 años desde su origen.

Son 40 minutos que saben a reencuentro con lo ya conocido pero también a emoción por lo inexplorado. La escalada hasta la cresta de la ola no para una vez iniciada la apertura con la frenética pista titular. Luego, a medio recorrido esperan clásicos instantáneos (“Pose Of Awareness”, “Wabi Sabi”, “Sifaka”) que bien podrían ser algunos de los temas más sólidos de todo el catálogo pollomarino.

No faltan los temas más lentos en los que el reverb y el delay se asientan con mucha más calma y amplitud, como “Inner Sunset”, “Surfin’ With Keith” y la genial “Surfacing” que remite —con toda intención— al más clásico surf de la primera ola cincuentera. La obra concluye por todo lo alto con la formidable “Secrets In A Wooden Rose”, que por su cadencia de bajos solo deja con ganas de más.

Habrá que pedir a los dioses del surf, pues, que no debamos esperar 20 años más por un quinto episodio de estos extraordinarios músicos.

Speed Of Dark | Pollo Del Mar | 2023

“Speed Of Dark” (03:01)
“Inner Sunset” (02:54)
“Surfin’ With Keith” (04:22)
“Wabi Sabi” (03:52)
“Pose Of Awareness” (04:44)
“The Golden State” (05:04)
“Sifaka” (04:55)
“Surfacing” (03:15)
“San Quixote” (02:54)
“Secrets In A Wooden Rose” (04:46)

Si te gustó Speed Of Dark de Pollo Del Mar, tal vez podría interesarte:

”Beached”, o el significado del paraíso, según Leonardo DiCaprio

Los Sueños de Marfil y ”Saltar”, joya huérfana del indie rock mexicano

10 canciones de Fran Straube, Rubio y Miss Garrison: música para soñar despierto

Deja un comentario

nine + five =