La música y soundtrack de Gran Turismo: 15 canciones para recordar la saga

Tienes nueve años y te levantas temprano un seis de enero para ver si los reyes te han traído el PlayStation.

Has desquiciado a tus padres durante meses —¿años?— por ese pedazo de plástico electrónico y finalmente lo han comprado. Pero, además, viene acompañado de un juego de regalo, un tal Gran Turismo.

Sacas ambos de su empaque, apenas lees el instructivo y conectas los cables a toda prisa. Extraes de su gruesa caja el CD, cuyo color negro le da un aspecto de monolito, de artefacto del futuro.

Lo insertas en el sistema y la secuencia inicial de CGI te confirma que estás tratando con algo proveniente de tiempos adelantados. Tiene un aspecto escandalosamente realista para la época. Tus impresionables ojos están absortos.

La sensibilidad cinematográfica en esos tres minutos de video influye mucho en el impacto de esa primera impresión: los planos de las pistas vacías al amanecer, las interacciones de la naturaleza con las intervenciones humanas, las viñetas de los circuitos de carreras y los vehículos preparándose para competir, como si fueran entidades orgánicas o atletas de acero y vidrio.

Lo que lleva las cosas a otro nivel es esa fascinante música que suena de fondo: un intrigante buildup que incrementa la tensión hasta explotar con el rugido del motor y el rechinido de llantas, que da paso a la segunda parte: los vehículos en movimiento, en todo su esplendor.

Ahí están esos objetos de lujo que solo conoces por fotos de revistas y periódicos: los Corvettes, Vipers, Camaros y demás super autos de los que tanto te ha hablado tu hermano mayor.

Entiendes el poder de la música, de la combinación de imágenes y sonidos, de su capacidad para maravillar.

Algo similar pasa en años posteriores con cada secuela del juego. Si bien el efecto no es tan apantallante como en ese lejano día del 2000, no puedes evitar sonreír cuando el ritual se repite en cada nueva entrega. Carne de gallina una y otra vez.

Los responsables de la saga, Polyphony Digital, son conscientes de ello, e incluso rindieron homenaje a su propio legado recientemente.

La música y soundtracks de Gran Turismo son, pues, algo bastante especial. Adjunto aquí 15 pruebas de ello.

 

‘Everything Must Go (The Chemical Brothers Remix)’ – Manic Street Preachers | GT1

La canción con la que inició todo. Es una rareza tanto en el catálogo de los Chemical Brothers como en el de los Manic Street Preachers, solo rescatada en la reedición 20 aniversario de Everything Must Go.

Aunque el soundtrack de la versión americana del juego es totalmente distinta a la de su contraparte original de Japón, su curaduría sonora resultaba de lo más interesante.

Con esta pista, Gran Turismo daba la bienvenida por la puerta grande. Insertaba al jugador en el mundo del automóvil y de las carreras, sin vuelta atrás. Y a más de dos décadas de distancia, sigue sonando alucinante, vanguardista.

 

‘Lose Control’ – Ash | GT1

Pocas canciones evocan la urgencia por manejar a velocidades endiabladas como este tema de los geniales e infravalorados Ash. Ver la repetición de alguna carrera con este tema de fondo, aún con la rudimentaria tecnología del PS1, resultaba una experiencia memorable.

Hay que evitar escucharla detrás de un volante real.

 

‘As Heaven Is Wide’ – Garbage | GT1

Fuerte contrincante a mejor tema no solo del primer Gran Turismo, sino también del disco debut de Garbage. Si bien no es tan conocida como los sencillos de aquél álbum, cuenta con una estructura y atmósfera más elaborada y cautivante. Y tiene, además, la que quizá sea la mejor letra que Shirley Manson y compañía escribieron jamás.

Extrañamente, encajaba muy bien en el juego.

 

‘High (Gran Turismo Mix)’ – TMF | GT1

Un hipnótico drum n’ bass que era más bien un remix más breve de la pista original de TMF, exclusivo para Gran Turismo.

A medio camino entre el Timeless de Goldie y el genial OST de Ridge Racer Type 4, es un fiel exponente del característico sonido tecno de finales de los noventa. No está disponible en otro lado más que en el soundtrack del juego.

 

‘My Favourite Game’ – The Cardigans | GT2

Lo único que puede competir con el épico intro del primer GT es la apertura de su secuela directa, Gran Turismo 2. Venía acompañada de esta canción del segundo álbum de The Cardigans que, curiosamente, tenía el mismo nombre que el videojuego.

Polyphony Digital de nuevo rendía homenaje a la historia del automovilismo, desde el más absoluto respeto, pero esta vez con archivos de imágenes reales mezclados con renders del juego. Una combinación poco usual en aquel entonces.

 

‘I Think I’m Paranoid’ – Garbage | GT2

Garbage, que vivía su mejor época a finales de los 90s, volvía al OST de Gran Turismo, pero esta vez con su mayor éxito del momento.

Junto con otros temas, hacía más amena la elevada curva de aprendizaje de GT2, que volvía renovado con muchos más autos, circuitos y contenido que no cupo en un solo CD.

Una segunda parte muy ambiciosa, en todos los aspectos, y eso incluía la música.

 

‘Sex Type Thing’ – Stone Temple Pilots | GT2

La banda sonora de GT2 tenía cierto aire amenazante, peligroso y sugestivo en varios de sus temas. Y aquí los Stone Temple Pilots hacían su mejor intento por emular la rudeza de Alice In Chains, cosa que no les salía nada mal.

Aportaba una extraña sensación de empoderamiento sobre el asfalto, de envalentonamiento que predisponía a encarar sin pretextos cualquier prueba. Qué tiempos, señores.

 

‘Are You Gonna Go My Way? (Gran Turismo Remix)’ – Lenny Kravitz | GT3

Gran Turismo daba el salto a los 128 bits con una tercera entrega que, hasta el momento, sigue deslumbrando por su calidad visual; un avance gráfico como pocas veces se ha visto en videojuego alguno.

En cuanto al soundtrack, Polyphony nuevamente ofrecía un remix de una canción conocida, pensado exclusivamente para el juego. Esta vez fue el turno de ‘Are You Gonna Go My Way?’, de Lenny Kravitz, que disminuyó la estridencia de las guitarras y reforzó los matices electrónicos. Y si bien no supera a la original, es una versión más que digna.

 

‘Kickstart My Heart’ – Mötley Crüe | GT3

Otro de esos temas que invitan a pisar el acelerador a fondo y olvidarse de cualquier límite o riesgo. El desquiciante ritmo de guitarras y el infeccioso coro generaban una peculiar sensación de velocidad, de euforia, que ayudaba a marcar un mejor tiempo en la siguiente vuelta al circuito.
De lo mejorcito de Mötley Crüe.

 

‘Turbo Lover’ – Judas Priest | GT3

Un abierto homenaje a la cultura biker y automotriz, con reminiscencias al sonido de Steppenwolf y una letra que no tiene desperdicio: navega entre lo ridículo y lo sublime, y se coloca finalmente como una alabanza a los bólidos, a ese vínculo inexplicable entre hombre y máquina, entre piloto y vehículo.

Los buildups que preceden los coros y, sobre todo, al solo de guitarra, son un gesto de franca maestría de parte de los Judas Priest. Un clasicazo cuya inclusión en el juego no fue ninguna casualidad.

 

‘Stone Free’ – Jimi Hendrix | GT3

Varios temas de GT3 se decantaban por el hard rock clásico de varias décadas atrás. Y esta interpretación en vivo de ‘Stone Free’ para la BBC, con cada escucha consecutiva, hacía evidente que se trataba de una versión superior al tema original de estudio. No es tan fácil de encontrar, ni siquiera en YouTube y otras plataformas.

 

‘Panama’ – Van Halen | GT4

Hablando de rock clásico, ‘Panama’ se convirtió en otro de esos temas insignia de la saga, por su inclusión en la inolvidable secuencia de inicio de GT4. Con una magistral transición del tema orquestal de Gran Turismo a las guitarras de Eddie Van Halen y la inconfundible voz de David Lee Roth, terminaba siendo una combinación tan improbable como efectiva.

Se convirtió, para muchos, no solo en su intro favorito de la serie GT, sino que el juego mismo es recordado como su punto más alto, aún con el paso de los años.

 

‘Runaround’ – Arlo | GT4

Uno de esos tracks de bajo perfil cortesía de una banda igualmente discreta. Un garage rock potente y sin muchos artificios, al que le basta con lanzar excelentes líneas de guitarra y una letra con mucho desparpajo y pocas pretensiones. Una lástima que las grabaciones disponibles de esta banda sean más bien escasas.

 

‘Car Crash’ – Dirty Americans | GT4

Otro contundente rock guitarrero de la autoría de un entrañable conjunto hoy en día inactivo. Tiene ese sonido característico de su ciudad de origen, Detroit, y una letra más que apropiada para manejar imprudentemente y desatar el caos, al menos en el reino virtual.

 

‘Hot Rod Honeymoon’ – Jeff Beck | GT4

Una faceta poco conocida del gran Jeff Beck es su fanatismo por los autos hot rod, un peculiar nicho de la cultura automovilística norteamericana.

Este curioso tema da fe de ello: una pieza bastante experimental que se acoplaba muy bien con la variedad sonora y vehicular de Gran Turismo 4: más de 700 autos y casi 100 canciones. Una salvajada.

 

‘Short Fuse Burning’ – Less Than Jake | GT4

Otro de esos temas que rompían radicalmente con la propuesta musical de anteriores GT y que parecía extraído directamente de algún Tony Hawk’s Pro Skater. Un pegajoso ska-punk cuyo acelerado ritmo animaba a enfrentar de buena gana hasta el trazado o prueba más complicada. Gran banda, por cierto.

 

‘Moon Over The Castle’ | Gran Turismo

Algo así como el tema oficial de Gran Turismo, cuya presencia en la saga ha sido recurrente desde su lanzamiento original en Japón, en 1997.

Creada por el compositor y guitarrista japonés Masahiro Andoh, esta interpretación en particular capta esa esencia tan nipona que vuelve todo mucho más épico, emocionante y significativo. Acompañado de los virtuosos de jazz fusion T-Square, transmite ese inexplicable hype de tintes cuasi-anime que solo en aquel país son capaces de producir.

Como música de fondo para carreras o secuencias de automóviles, resulta de lo más apropiada. La versión de estudio no le pide nada, por ejemplo, al himno de la Fórmula 1.

 

¿Te gustó el soundtrack de Gran Turismo? También podría interesarte:

2 comentarios en “La música y soundtrack de Gran Turismo: 15 canciones para recordar la saga”

Deja un comentario

nine − seven =